Temor en California tras un incendio que afectó parte de un antiguo complejo nuclear

Mientras que el Gobierno afirma que no hay por qué preocuparse, activistas temen que el fuego haya liberado materiales tóxicos al aire.

Síguenos en Facebook

El voraz incendio forestal que azota California arrasó con parte de un antiguo complejo nuclear la semana pasada, despertando temores sobre la posible liberación de materiales tóxicos o peligrosos.

El fuego iniciado el pasado jueves alcanzó más tarde las inmediaciones del Laboratorio de Campo de Santa Susana (SSFL, por sus siglas en inglés), un complejo de instalaciones de investigación y desarrollo industrial ubicado en el sur de California. El lugar se utilizó para el desarrollo y prueba de motores de cohetes, reactores nucleares y era un centro de investigación de metales líquidos. Allí se produjeron varios accidentes nucleares, entre ellos, el más grave en 1959.

El complejo cesó las operaciones en 2006, pero  quedó contaminado y debe ser sometido a una limpieza medioambiental, la cual se ha retrasado considerablemente.

Luego de que el incendio afectara el complejo, el Departamento de Control de Sustancias Tóxicas de California aseguró que las instalaciones que “anteriormente empleaban materiales radiactivos y peligrosos no se vieron afectadas”. “Los resultados de una ronda inicial de pruebas no mostraron niveles de radiación por encima de los niveles de fondo, y tampoco hay niveles elevados de compuestos peligrosos distintos de los que normalmente se presentan después de un incendio forestal”, agregaron.

Sin embargo, residentes locales y activistas ponen en duda estas declaraciones, creyendo que el sitio permanece con radioactividad y contaminado. Así, la activista Melissa Bumstead afirma que el departamento que supervisa la limpieza del lugar “minimiza repetidamente su riesgo” y “ha roto todas las promesas que ha hecho sobre su limpieza”.

“Sabemos qué sustancias hay en el sitio y cuán peligrosas son”, declaró otro activista, Robert Dodge. “Estamos hablando de radionúclidos y químicos tóxicos increíblemente peligrosos, y metales pesados”. “Estos materiales tóxicos están en el suelo y en la vegetación de la SSFL, y cuando se queman y se transmiten en el aire como humo y ceniza; existe una posibilidad real de mayor exposición para los residentes del área”, agregó.

En estos momentos, los activistas piden la revisión por parte de expertos independientes para determinar si el fuego causó la liberación de algunas sustancias peligrosas o contaminantes.

Los incendios forestales registrados en el estado de California, al oeste de EE.UU., han dejado ya 48 personas muertas, informó el Departamento de Bomberos de California.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *