La Iglesia ortodoxa turca demanda al Patriarcado de Constantinopla

Los representantes de esta Iglesia no canónica consideraron que la decisión de Constantinopla de otorgarle la independencia a la Iglesia ortodoxa ucraniana es “un asunto político y lejano a la religión”.

La Iglesia ortodoxa turca, una Iglesia no canónica que es reconocida únicamente por el Gobierno de Turquía, ha presentado una demanda judicial contra el Patriarcado de Constantinopla y el patriarca ecuménico Bartolomé I por su decisión de otorgarle la autocefalía a la Iglesia ortodoxa de Ucrania (el derecho de elegir a su propio primado), que históricamente ha dependido del Patriarcado de Moscú.

La secretaria de prensa del Patriarcado Ortodoxo Turco Autocéfalo, Sevgi Erenerol, ha comentado a RIA Novosti que en su demanda los representantes de la Iglesia calificaron el paso de Constantinopla como “un asunto político y lejano a la religión”.

“Bartolomé no tiene poderes de enviar a sus exarcas a Ucrania y otorgarle la autocefalía a su Iglesia. Según el tratado de Lausana de 1923, el estatus del patriarca de Constantinopla se limita al ejercicio del oficio religioso para los griegos que residen en Turquía”, afirmó Erenerol.

La portavoz de la Iglesia ortodoxa turca sostuvo que el patriarca Bartolomé “abusó de sus poderes y se entrometió en las relaciones entre dos países, en sus asuntos internos”, y si se atrevió a ello, “no podrá seguir en Turquía”.

  • La Iglesia ortodoxa turca no es reconocida por ninguna de las 15 Iglesias ortodoxas del mundo.
  • Fue fundada en 1922 apoyada por el Gobierno turco, que buscó crear una Iglesia ortodoxa nacional que no estuviera relacionada con la griega después de la victoria en la guerra de independencia.

La Iglesia ortodoxa de Constantinopla revocó su propia carta histórica del año 1686 sobre la inclusión de la metrópoli de Kiev en el Patriarcado de Moscú. También estableció de manera provisional la administración directa del Patriarcado de Constantinopla sobre los asuntos eclesiásticos en Kiev.

En respuesta, la Iglesia ortodoxa rusa rompió las relaciones con Constantinopla, tachando sus decisiones sobre Ucrania de “ilegales y canónicamente inválidas“. Sin embargo, existe la opinión de que la postura del Patriarcado de Moscú se debe a que no quiere perder influencia en Ucrania, así como parroquias y diócesis que en el caso de la formación de una Iglesia ucraniana independiente pueden dejar de seguir bajo su administración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *