Aborto legal en Argentina: ¿Qué proyectos se debatirán en el Senado?

El 8 de agosto la Cámara Alta del país sudamericano decidirá sobre el futuro del proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo. En función de esa votación se abren distintos caminos.

Desde marzo de este año, cuando el presidente Mauricio Macri anunció que daría vía libre para debatir la legalización del aborto en Argentina, el tema ha estado casi siempre presente en la agenda pública. Luego de su aprobación en la Cámara de Diputados el pasado 14 de junio, ahora la discusión se encuentra en el Senado donde se abren distintas posibilidades.

Es que el proyecto original ha encontrado trabas en la Cámara Alta. Mientras que por el momento hay una mayoría de legisladores que lo rechaza, quienes podrían votar a favor se han puesto de acuerdo en realizar algunas modificaciones.

Este miércoles, las comisiones debían emitir dictámenes para saber si el 8 de agosto se iba a votar a favor o en contra del proyecto original o la nueva propuesta consensuada. Al no haber un despacho de parte de las comisiones, la sesión plenaria de la próxima semana deberá resolver primero ese punto para luego dar inicio al debate y la votación.

  • Aprobación del proyecto en su redacción original

Si el 8 de agosto el Senado resuelve debatir el proyecto tal como llegó de la Cámara de Diputados y es votado favorablemente por la mitad más uno de los senadores presentes quedará aprobado definitivamente. Solo restará esperar que el presidente lo promulgue. Si bien podría vetarlo, es una posibilidad que no está contemplada hoy por hoy.

En ese caso, Argentina pasaría a tener una ley que brinda la posibilidad de realizar la interrupción del embarazo, de manera voluntaria, hasta la semana 14 de gestación. La intervención deberá ser garantizada en todos los centros de salud públicos o privados en un plazo de cinco días una vez hecho el requerimiento.

Aquellos profesionales que no deseen llevar a cabo abortos podrán inscribirse en una lista de “objetores de conciencia“, sin embargo, esto no podrá ser argumento para evitar la intervención si se trata de una urgencia. A su vez, las instituciones como tales no tendrán esta posibilidad y deberán contar con profesionales capacitados para realizar la intervención necesaria.

  • Rechazo al proyecto

Por su parte, quienes se oponen decidieron no emitir ningún dictamen y simplemente rechazar la propuesta en el recinto. Si estos logran reunir una mayoría entre los 72 senadores y senadoras el 8 de agosto, la ley de aborto legal caerá y no podrá ser tratada hasta el próximo período legislativo en 2019.

No obstante, como el año que viene habrá elecciones en Argentina, es probable que no se vuelva a abordar hasta 2020, cuando el Congreso tenga una nueva composición.

  • Aprobación con modificaciones

Un grupo de senadores de la provincia de Córdoba se ha puesto a la cabeza de esta opción, que logró el consenso de quienes apoyan la legalización, aunque no pudieron emitir dictamen y por lo tanto buscarán que así sea durante la sesión del próximo miércoles.

La propuesta es reducir la cantidad de semanas en las que se puede realizar el aborto bajando de 14 a 12. Además plantean la posibilidad de que las instituciones puedan ser objetoras de conciencia, habilitando que algunas clínicas y hospitales privados no hagan las intervenciones. Finalmente, buscan eliminar las sanciones a aquellos médicos que se nieguen a realizar interrupciones voluntarias del embarazo.

El senador Miguel Ángel Pichetto, quien se encontraba a favor del proyecto original pero decidió modificar su postura en pos de lograr la sanción, aseguró en el programa televisivo Animales Sueltos del canal América: “Hemos avanzado en 4 o 5 modificaciones que no son sustanciales pero que hacen a la construcción de la mayoría“.

¿Qué pasa si vuelve a Diputados?

Si resulta aprobada la tercera opción el proyecto deberá regresar a la Cámara Baja, donde habrá dos posibilidades: aprobar los cambios o volver a plantear el proyecto original.

Para aceptar lo que venga del Senado y dar sanción definitiva a la ley, alcanzará con la mayoría simple. En cambio, si los diputados quisieran insistir con la iniciativa votada en primera instancia, deberán reunir una mayoría igual o superior a la del Senado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *